Cuadro de texto: PARROQUIA DEL SAGRADO CORAZON DE JESUS  NAVOJOA, SONORA  Domingo XVI del tiempo ordinario  19  de julio  de 2015  Boletín Parroquial No.106      Boletín Parroquial Número 15

1San Francisco de Asís
10. No quiero desarrollar esta encíclica sin acudir a un modelo bello que puede motivarnos. Tomé su nombre en el momento de mi elección como Obispo de Roma. Creo que Francisco es el ejemplo del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral, vivida con alegría y autenticidad. Amaba y era amado por su alegría, su entrega generosa, su corazón universal. Era un místico y un peregrino que vivía con simplicidad y en una maravillosa armonía con Dios, con los otros, con la naturaleza y consigo mismo. En él se advierte hasta qué punto son inseparables la preocupación por la naturaleza, la justicia con los pobres, el compromiso con la sociedad y la paz interior.
11. Su testimonio nos muestra que una ecología integral requiere apertura y nos conecta con la esencia de lo humano. Él entraba en comunicación con todo lo creado, y hasta predicaba a las flores «invitándolas a alabar al Señor, como si gozaran del don de la razón». Si nos acercamos a la naturaleza y al ambiente sin esta apertura al estupor y a la maravilla, si ya no hablamos el lenguaje de la fraternidad y de la belleza en nuestra relación con el mundo, nuestras actitudes serán las del dominador, del consumidor o del mero explotador de recursos, incapaz de poner un límite a sus intereses inmediatos. En cambio, si nos sentimos íntimamente unidos a todo lo que existe, la sobriedad y el cuidado brotarán de modo espontáneo. La pobreza y la austeridad de san Francisco no eran un ascetismo meramente exterior, sino algo más radical: una renuncia a convertir la realidad en mero objeto de uso y de dominio.
12. San Francisco, nos propone reconocer la naturaleza como un espléndido libro en el cual Dios nos habla y nos refleja algo de su hermosura y de su bondad: «A través de la grandeza y de la belleza de las criaturas, se conoce por analogía al autor», Por eso, él pedía que en el convento siempre se dejara una parte del huerto sin cultivar, para que crecieran las hierbas silvestres, de manera que quienes las admiraran pudieran elevar su pensamiento a Dios, autor de tanta belleza. El mundo es algo más que un problema a resolver, es un misterio gozoso que contemplamos con jubilosa alabanza.». CONTINUARÁ

16DOMINGO DIA DEL SEÑOR  En el pasaje del Evangelio Jesús invita a sus discípulos a separarse de la multitud, de su trabajo, y retirarse con Él a un «lugar solitario». Les enseña a hacer lo que Él hacía: equilibrar acción y contemplación, pasar del contacto con la gente al diálogo secreto y regenerador con uno mismo y con Dios.
El tema es de gran importancia y actualidad. El ritmo de vida ha adquirido una velocidad que supera nuestra capacidad de adaptación.
Jesús jamás da la impresión de estar agitado por la prisa. Recomienda a menudo no afanarse. También nuestro físico, cuánto beneficio recibe de tales «respiros”. Entre estas «pausas» están precisamente las vacaciones de verano que estamos viviendo. Son para la mayoría de las personas la única ocasión para descansar un poco, para dialogar de manera distendida con el propio cónyuge, jugar con los hijos, leer algún buen libro o contemplar en silencio la naturaleza; en resumen, para relajarse. Hacer de las vacaciones un tiempo más frenético que el resto del año significa arruinarlas. Un sencillo medio de hacerlo podría ser entrar en la iglesia o en una capilla de montaña, en una hora en que esté desierta, y pasar allí un poco de tiempo «aparte», solos con nosotros mismos, ante Dios.
Esta exigencia de tiempos de soledad y de escucha se plantea de forma especial a los que anuncian el Evangelio. Los laicos deberían alegrarse, no sentirse descuidados, cada vez que el propio sacerdote se ausenta para un tiempo de recarga intelectual y espiritual.
Hay que decir que la vacación de Jesús con los apóstoles fue de breve duración, porque la gente, viéndole partir, le precedió a pie al lugar del desembarco. Pero Jesús no se irrita con la gente que no le da tregua, sino que «se conmueve», viéndoles abandonados a sí mismos, «como ovejas sin pastor», y se pone a «enseñarles muchas cosas”. Esto nos muestra que hay que estar dispuestos a interrumpir hasta el merecido descanso frente a una situación de grave necesidad del prójimo. También cabe una pequeña sugerencia práctica: mirar alrededor y ver si hay alguien a quien ayudar a sentirse menos solo en la vida, con una visita, una llamada, una invitación a verle un día en el lugar de vacaciones: aquello que el corazón y las circunstancias sugieran. Raniero Cantalamessa

http://www.aleteia.org/image/es/article/decalogo-para-una-actitud-adecuada-en-misa-5856679925121024/catholics-praying-at-mass_es/topic Decálogo para una actitud adecuada en misa
1.-Llega siempre puntual.
2.- Entrando al templo tu primera acción debe ser saludar al Señor.
3.- Si tienes que moverte dentro de la iglesia hazlo con respeto. 
4.-  Observa el silencio.
5.- Vístete con decencia 
6.- La Iglesia nos exige por norma un ayuno eucarístico de 1 hora de comida y bebida antes de la sagrada comunión, a excepción del agua y las medicinas (CDC 919).
7.- Controla a tus hijos. 
8.- Dice Jesús: “Mi casa será llamada casa de oración (Mt 21,13). Por tanto el templo parroquial no es lugar para tertulias
9.- Participa activamente de la misa y deja tus lecturas y devociones para otro momento.
10.- No favorezcas la distracción

http://imagenes.catholic.net/imagenes_db/e45848_18864.jpg
¿Por qué existen dos Credos?
Entre los símbolos de la fe dos ocupan un lugar muy particular en la vida de la Iglesia: El símbolo de los Apóstoles y el de Nicea-Constantinopla
El Credo de los Apóstoles es el corto, es llamado de los apóstoles porque es considerado con justicia como el resumen fiel de la fe de los apóstoles. Es el antiguo símbolo bautismal de la Iglesia Romana. Su gran autoridad proviene del hecho de que es el símbolo que guarda la Iglesia Romana, la que fue sede de Pedro, el primero de los apóstoles, y a la cual él llevó a la doctrina común.
El Credo de Nicea-Constantinopla, es más largo por ser más explícito y lo rezamos todos los domingos en la Misa. Debe su gran autoridad al hecho de que es fruto de los dos primeros Concilios ecuménicos, como su nombre lo indica respectivamente Concilio de Nicea año 325 y el Concilio de Constantinopla año 381. Sigue siendo hoy el símbolo común de todas las Iglesias de Oriente y Occidente.
Recitar con fe el Credo es recordar nuestro Bautismo y entrar en comunión con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, es también entrar en comunión con toda la Iglesia que nos transmite la fe y en el seno de la cual creemos.

Los aspectos más importantes del Jubileo de la Misericordia: Explicación de la Bula
http://imagenes.catholic.net/imagenes_db/3a8ce5_58351.jpgAunque aún quedan cinco meses para la inauguración del Jubileo de la misericordia (será el próximo 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción) es importante empezar a conocer los aspectos más importantes del mismo; esta semana hablaremos de la Bula Misericordiae vultus que convoca el Jubileo porque constituye un precioso tratado sobre la misericordia,  y cuya lectura nos ayudará a entender mejor el significado de este Jubileo.
El Jubileo de la misericordia tiene  particularidades que lo distinguen de todos los demás que ha habido: en primer lugar, es deseo del Papa que sea vivido tanto en Roma como en las Iglesias locales. En segundo lugar porque, por primera vez en la historia de los Jubileos, se ofrece la posibilidad de abrir la puerta santa, la puerta de la misericordia, en cada Diócesis, especialmente en cada Catedral, en un templo significativo o en un santuario de devoción especial para los fieles. En tercer lugar, se trata de un Jubileo que toma su fuerza en el contenido central de la fe; para ello, el Papa enviará al mundo entero misioneros de la misericordia, sacerdotes pacientes y capaces de comprender los límites de los hombres pero audaces para difundir en la predicación y en la confesión el efluvio luminoso del Buen Pastor. Repensar la misericordia, será una verdadera gracia. En este tiempo hermoso que Dios nos va a regalar todos tendremos la oportunidad de comprender y vivir mejor una de las verdades fundamentales de nuestra fe que Cristo nos ha revelado: Dios es perdón y misericordia, capaz de compadecerse de nuestras pobrezas y debilidades.
cruzEsta semana el reto del amor es: sentir que Cristo va pegado a ti
Esta semana el  reto del amor es sentir que Cristo va pegado a ti. ¿Cómo? Hoy mete en tu bolsillo o en tu bolso un crucifijo, para que, cada vez que metas la mano, te recuerde que Él va contigo, a tu lado. Apriétale fuerte entre tus dedos... ¡y a hacer que todos se sientan unidos por el pegamento del amor! ¡Feliz semana!